domingo, 10 de enero de 2016

¿Im Your Destiny? - Cap 42

"Maldito sol”, pensó Miley entre su nebulosa neblina de sueño al sentir como algunos rayos de luz se impactaban en su rostro. Hizo una mueca más y en un acto infantil se cubrió por completo con las sábanas que estaban sobre ella.

Se quedó ahí un momento después de eso, simplemente tumbada con los ojos cerrados. Había demasiado silencio al rededor, demasiada paz, había pasado tiempo desde la última vez que se había visto rodeada de tanta serenidad. Sonrió torcidamente y se preparó para seguir en los brazos del dios del sueño, pero entonces recordó que no sólo había estado entre los brazos de morfeo aquella noche.

El simple recuerdo de aquello la hizo enderezarse en la cama como un resorte y parpadear algo desconcertada. Estaba en su antigua habitación, en su cama, completamente desnuda, no había sido un sueño. Una pequeña sonrisa apareció nuevamente en su rostro, pero aún así suspiro. No tenía la menor idea de donde se encontraba sentimentalme hablando. Si, Nick y ella habían peleado, hablado, llorado y sobre todo hecho el amor, pero ¿Eso que significaba?. Habían estado a un paso del divorcio, las cosas no se arreglaban en una noche, necesitaban hablar, necesitaban....

Volvió a parpadear y se pasó una mano por el cabello al notar el lado izquierdo de la cama vacío, él se había ido. Un enorme hueco en su estómago apareció y de un segundo a otro se sintió indefensa. Frunció los labios y por inercia se abrazo a si misma, estuvo a punto de echarse a llorar, pero fue ahí donde un sonido llamo su atención. Alguien estaba en el baño y por lo que podía escuchar estaba usando el grifo del lavamanos. Titubeante se puso de pie, no sin antes enredarse en la suave sabana verde turquesa que cubría la cama.

Caminó con cuidado y en silencio, al llegar al baño simplemente entró y se recargo en una de las paredes.

Nick estaba ahí, con tan sólo sus pantalones de piyama, dándole la espalda. Tenía una mano en el lavamanos, mientras que con la otra empuñaba una navaja de afeitar. Contuvo el aliento y lo miró por algunos largos minutos, no podía verle el rostro pero aún as podía jurar que tenía el entrecejo fruncido y los labios apretados. Siempre había disfrutado aquella escena, disfrutaba de verlo afeitarse, vestirse, el simple hecho de verlo le causaba una paz interior, una paz que había extrañado aquellas semanas. No pudo evitar suspirar y decirse así misma que si las cosas fueran como en el pasado  en aquel momento habría estado abrazada a él, besandole la espalda, haciéndole cosquillas, pero las cosas lamentablemente no eran así. Había tanta mierda que limpiar, tanto trabajo que hacer. Ambos tendrían que ser fuertes si querían recuperar lo que habían perdido.

-Oye, despertaste.

Recobro su respiración al escuchar su voz. Nick le daba la cara cuando volvió a prestarle atención, había dejado la navaja sobre el lavabo y le sonreía nerviosamente. Aquello último la hizo sentir mejor. Él al igual tenía miedo, al igual desconocía lo que iba a pasar después de aquel enredo. Bien, ambos estaban en el mismo canal y eso era bueno, había llegado el momento de comenzar a sacar su amor de los escombros. Irguiéndose y alborotándose el cabello un poco le devolvió la sonrisa. Era un nuevo día, un nuevo comienzo.

-No estabas en la cama....-Murmuró pacíficamente conforme se sentaba sobre el retrete. Nick abrió los ojos como platos... Luego escuche ruidos y decidí inspeccionar un poco.
-No puede despertarte......-Se paso una mano por sus risos canosos y alborotados-... Dormías tan profundamente, pensé que lo mejor era dejarte descansar un poco, después de todo no has dormido muy bien en estos días.
-¿Como lo sabes?
-No eres la única que pierde el sueño cuando tiene el corazón roto princesa....Ahora ven aquí, necesito abrazarte un momento, anda.


Miley no titubeo y avanzó, él la encontró a medio camino. Ambos temblaron al sentirse, al sentir como su piel se fundía en una, al sentir como sus corazones latían al unísono. Se mantuvieron aferrados a si mismo por minutos, momentos después Nicholas la tomo con sumo cuidado y la acomodo sobre el mármol del lavamanos. Ya ahí no hizo nada más que acariciarla y besarla tiernamente. Ella necesitaba sentir su amor, necesitaba volver a confiar y como se lo había dicho el día anterior haría hasta lo imposible por lograr aquello. Comenzarían desde cero, podían lograrlo, lo habían y todo volvería a ser como lo había sido. Todo volvería a ser perfecto.

-Aún estamos bien ¿Cierto?... -Rió entre dientes al verla asentir como una niña pequeña-....Vamos a salir de esta princesa, lo juro... Voy a hacer que vuelvas a amarme.
-Te amo.... -Aseguró entre las lágrimas que amenazaban con salir-....Nunca e dejado de hacerlo.
-Aún así haré que vuelvas a confiar, todo será como antes.
-Haremos, lo haremos.... Juntos.
-Así es, por ahora solo bésame ¿Quieres?... Me hiciste demasiada falta esta semana, ahora no puedo saciarme de ti.
-No quiero que alguna vez tengas suficiente de mi, necesito que me desees siempre.
-Así será princesa, lo prometo.

Él le sonrió de aquella forma simple y honesta, lo cual fue suficiente para sellar aquel pacto.

Suspirando aliviada le echo los brazos al cuello y lo atrajo hacia si hasta poder sentirlo respirar. Besó su pecho y arrastró la nariz por su cuello, noto un pequeño rasguño en su barbilla a causa de la navaja de afeitar y lo beso ahí al igual. Al probar el sabor metálico de la sangre simplemente lo miró. Seguía siendo apuesto, seguía haciendo que su corazón se hinchara y que sus entrañas se contrajeran. Cerrando sus ojos alzó el rostro y busco sus labios, al encontrarlos solo pudo suspirar en ellos.

-Toma un baño conmigo.

Nick susurro aquello aún perdido en su beso, ella acepto literalmente al segundo de escucharlo. Sin dejar de besarla arrastró sus manos por sus piernas y fue alejando la sabana que la cubría, cuando la tuvo desnuda la hizo enroscar las piernas en su cintura y camino con ella hacia el cubículo de la ducha. Al estar ahí manobreo un poco, la pego a la pared con su cuerpo y sin perder tiempo se deshizo de sus pantalones de pijama. Volvió a ella al estar completamente libre y la abrazó. Por alguna razón no podía dejar de hacerlo, al despertar había tenido miedo, miedo de que todo hubiera sido una mentira, miedo a la posibilidad de que ella siguiera odiándolo. Cerró los ojos con fuerza y escondió el rostro entre aquel espeso y rubio cabello. Había estado a nada de perderla de nuevo ¡Que mierdas había estado pensando!

Aun enfadado consigo mismo abrió el grifo de la ducha, tenía que deshacerse de esos recuerdos. El agua tibia los cubrió a ambos y obligó a Miley a echar su cabeza hacia atrás y entre abrir la boca. Contuvo el aliento al verla deshacerse en sus brazos, justo como cuando había sido una niña. Una punzada ardiente recorrió su entre pierna y tuvo que maldecir. Tenía planeado mimarla, bañarla, hacerle sentir que la amaba, no iba a sucumbir a sus deseos, no esa vez.

-¿Que haces?...-Miley salió de su trance al notar como él tomaba el bote de shampoo-...Nick...
-Voy a lavarte.
-Puedo hacerlo por mi cuenta.
-Eso lo se, pero aún así quiero hacerlo... Vamos, permite hacerlo.

Estuvo a punto de negar, pero él escogió ese momento para hundir las manos en su cabello y comenzar a masajear. Inconsciente cerró los ojos y gruñó sordamente al contacto. No era la primera vez que Nick se encargaba de ella de esa manera, pero aún así era poco inusual, la última vez que él la había ayudado en la ducha había sido días después del nacimiento de Ronnie y sin duda alguna las circunstancias habían sido muy diferentes en aquella ocasión. Frunció los labios y contuvo un gemido en su garganta al sentir como aquellas manos que amaba pasaban de su cabello y se concentraban en su cuerpo. Si él seguía así la situación iba a dar un giro inesperado.

-¿Que hay de ti?...-Preguntó justo cuando las manos de Nick se arrastraban por su abdomen-....Déjame hacer lo mismo por ti.
-Yo ya me e duchado....-Sonrió tiernamente y guió la mirada hasta donde sus cuerpos se unían-....No te preocupes por mi.
-No tienes por qué hacer esto Nick.
-Por supuesto que si....-Dejó de tocarla y aclaro su garganta. Momento de sincerarse en la ducha, pensó-....Ayer me quedé despierto viéndote dormir, lo hice por horas y entonces me puse a pensar... Llegué a la conclucion de que te e descuidado, descuide nuestro matrimonio, nuestro amor.
-Nick...
-Solo piénsalo Miley... ¿Cuando fue la última vez que hice esto? ¿Cuando fue la última vez que te compre flores? ¿Cuando fue la última vez que te cante una canción... -Negó con frustración y soltó el aire que había en sus pulmones-... Hacerte el amor no es suficiente, ni siquiera decirte “Te amo” lo es, tengo que demostrártelo... Tu necesitas eso y yo también, así que voy a comenzar a hacerlo... Voy a darte un baño cada vez que se me de la puta gana, voy a comprarte flores casa día al regresar del trabajo, te llevaré a cenar todos los viernes y volveré a cantarte, lo haré en las noches, hasta que te quedes dormida... Te amo y voy a demostrártelo a partir de ahora.

El sonido del agua golpeado los azulejos del baño fue lo único que se escucho por minutos. Ambos se mantuvieron en silencio, simplemente observándose, simplemente asimilando la verdad que nunca habían querido ver. Miley fue la primera en derramar lágrimas, pero él la hizo parar con un beso lleno de promesas. Respondió al acto al instante, lo hizo con necesidad y anhelo y no se avergonzó de aquello. Fue consciente de la fuerza con la cual lo atrajo hacia si, fue consiente de la excitación creciendo en su vientre, fue consciente de la rigidez de cada uno de los músculos de Nick, estaba pasando, de nuevo surgía aquella necesidad arrasadora, aquella urgencia de marcarse a si mismos.

-No...-Nick retrocedió un poco al persevir hacia donde iba todo aquello. Su cuerpo grito con necesidad, pero se dedicó a ignorar-...Tengo que lavarte, tengo que...
-No necesito un baño...-Aseguró mirándolo a los ojos y comenzando a mover sus caderas-.... Te necesito a ti.
-Miley estoy tratando de comportarme.
-No tienes por qué hacerlo.
-Necesito demostrarte que...
-Nicholas no e tenido sexo en una semana, lo de anoche fue increíble, pero necesito mas....-Susurro con desesperación dramatizada. Él gruñó con satisfacción-....Te necesito, necesito que me jodas contra la puta pared, te dejaré demostrarme tu amor, puedes hacerme el desayuno si quieres, pero por ahora solo...

No la dejo terminar, el simple hecho de escucharla decir “Necesito que me jodas” y “pared” en la misma oración lo hizo perder la cabeza. No la hizo esperar, dejando salir un grutal gemido la estampó contra los azulejos fríos de la pared y retrocedió solo lo necesario para poder encajarse en ella.

Embistió con fuerza, ambos gruñeron al unísono. Había tratado de ser razonable, había tratado de ser un caballero, pero su esposa tenía otras necesidad así que se las daría gustoso. Arremetió contra ella un par de veces más y una maldición se escapó de sus labios, amaba el sexo crudo con ella, amaba todo siempre y cuando fuera con ella.

-Estoy en casa...-Murmuró entre dientes antes de tomar uno de sus pechos con la boca y seguir trazando movimientos con sus caderas-...Estar entre tus piernas es como volver a casa... ¡Jesús! no me canso de esto.
-¡Mierda Nick! ....-Grito al sentir una mordida en su cuello-.... ¡Nicholas!
-Me gusta la mención de mi nombre en este momento...-Le tomó los brazos y se los retuvo con una sola mano por encima de la cabeza-... Dilo de nuevo.
-Nicholas....
-Un poco más fuerte cariño...-Con su mano libre retuvo la cintura de su esposa y se hundió en ella pausadamente. Miley grito su nombre-... ¡Más fuerte princesa!
-¡Nicholas!

Callo su grito hundiendo la lengua en su boca, habían tenido suficiente charla. No dejo de hundirse en ella, no podía detenerse. Soltó sus brazos y la tomo del rostro conforme penetraba su boca al mismo ritmo con el que profanaba su cuerpo. Estaba frenético, aquel lado posesivo que solía esconder era el que tenía el control en ese momento. Solo podía pensar en una cosa, solo podía pensar en adueñarse de ella.

-Cuando te confesé lo de Olivia....
-¡Cierra la boca!...-Miley salió de su nube de lujuria con tan sólo escuchar ese nombre. Se tenso sin poder evitarlo-....No menciones ese puto nombre, no...
-Cuida tu lenguaje y déjame terminar....-Le advirtió y empujó con fuerza una última vez antes de quedarse quieto-...Esa noche, después de que el infierno se desatará me utilizaste como un vil objeto sexual.
-Nicholas....
-¿Recuerdas?....-Él junto la frente con la suya y cerró los ojos-...Dijiste que sería la última vez que te tendría....Dijiste “Sientes esto, es mi cuerpo no el de ella”, me hiciste memorisarte y al final simplemente me dejaste hundido en mi propia mierda.
-Estaba enfadada, yo creí que...
-Se lo que creíste, pero ¿Sabes?.... Cuerpo a memorizado al tuyo mucho antes de aquella noche, mi cuerpo no le hace el amor o jode a otra piel que no sea la tuya... ¿Entiendes?
-Si.
-Mírame a los ojos y di que entiendes.... -La vio abrir los ojos y prepararse para hablar, así que aprovecho y volvió a embestirla. Estaban cerca, ambos lo estaban-....¿Sientes esto Miley? es mi cuerpo, son mis manos... Me perteneces, eres mía.
-¡Tu también eres mio!

Si, era suyo y se lo demostró. Se perdió a si mismo, se volvió completamente loco. Envolvió sus brazos entorno a ella y sin ninguna consideración la tomo como un maldito salvaje. Ella hizo un poco más de lo mismo, lo mordió, le encajó las uñas en la espalda, se mecía contra el con el mismo ritmo. Apretó los dientes y la tomo del cabello con brusquedad en cuanto la primera oleada de liberación se impacto en él, era momento....

-Te amo....-Juró con voz quebrada y temblando-.... ¡Jesucristo te amo!

Miley pudo haber asegurado lo mismo, pero el placer que la atravezo la hizo perder el aliento, al final solo pudo gritar junto con él y dejarse llevar por uno de los mejores orgasmos de su vida. Los sentidos volvieron a ella pocos minutos después, fue ahí cuando sintió como el cuerpo de Nick se estremecía y estaba a punto de desplomarse. Sonrió y controlo su respiración, aquel hombre necesitaba un descanso.

-Quédate donde estas.
-No eres de acero encantador....-Beso sus mejillas tiernamente y con cuidado desenrosco las piernas de su cintura-....Has cumplido con tu propósito, me has demostrado que me amas, ahora descansa.
-¿Estas bien?...-Preguntó Él al cabo de unos minutos. Miley lo mantenía abrazado, el agua seguía callando sobre ellos-....No se que mierdas me paso, dime que no te hice daño.
-Estoy acostumbrada a mi hombre de cavernas y a su forma salvaje de hacerme el amor, todo esta bien.
-Trate de ser buen chico.
-Lo se, pero sabes que a mi no me van los tipos buenos.
-Deja de provocarme....-Sentenció besandole la frente y dándole un suave azote en el trasero-...Ahora déjame terminar de darte un baño, algo me dice que estas mucho más sucia de lo que estabas hace 10 minutos.

Salieron del baño 15 minutos después y se dispusieron a vestirse. Había llegado la hora de comenzar el día, había llegado el momento de tomar las riendas sueltas y reparar lo que se había dañado.

Miley se miro al espejo y de perdió en su reflejo unos segundos. Había tanto que hacer, tanto que no sabía por donde empezar. Mordió su labio y hecho la cabeza hacia atrás con una maldición. Comenzaría por lo más importante, su familia. Sus hijos habían sufrido junto con ella, los había descuidado, los había hecho a aún lado, tenía que recuperarlos. Inconscientemente recordó a Wrath y la escena del día anterior que había presenciado, se quedó helada al instante. Sabía a la perfección que su hijo jamás lo olvidaría, tenía que hablar con él, tenía que...

-Un dólar por cada uno de tus pensamientos.

Parpadeo y volvió en si gracias a la voz de Nick. Sonrió torcidamente y alzó la vista hasta ver su reflejo en el espejo. Él estaba justo detrás de ella, se había puesto unos impecables jeans azul marino y su camisa verde favorita. Suspirando se dio vuelta y lo encaró. Por su expresión sería y sus manos en los bolsillos supo que al igual que ella había escaneado el panorama. No sería fácil, sin duda alguna no lo sería.

-Solo estoy tratando de solucionar todo este desastre..-Respondió serenamente y mirándose a si misma-...Pero no se como, no se por donde empezar, arruine todo.
-Ambos lo arruinamos...-La corrigió para luego acercarse y tomarla de las manos-... Aun así no vamos a derrumbarnos. Llamaremos a alguien y comenzaremos a tomar terapia de pareja nuevamente, ya te lo dije, saldremos de esto.
-Descuide a los niños Nick, me volví egoísta y una madre de mierda.
-Eso no es verdad.
-¡Por supuesto que si!...-Las lágrimas llenaron sus ojos y su garganta se cerró. Había sido una estúpida-...Deje que mi ira me cesará, ¡Por dios! Han vivido de comida congelada durante estas dos semanas....Hoy ni siquiera los vi irse al colegio.
-Ellos están bien amor...-Nick limpio sus lágrimas y la atrajo a su pecho-....Hablé con ellos está mañana.
-Lo...¿Lo hiciste?
-Si.... -Una sonrisa cansada apareció en su rostro-....Les dije que todo estaba bien, que habíamos pasado por un mal momento, pero que todo iba a volver a la normalidad... Nick entiende.
-Pero Wrath no ¿Cierto?....-Miley se hecho hacia atrás y lo miro a los ojos. Lo que vio no le agrado-...Nick...
-Él está enfadado y asustado, lo cual es normal....-Guardo silencio un momento, luego solo paso una mano por su cabello y negó-....Ayer casi me salgo de control, estuve a punto de cometer una locura, pude haberte lastimado... Si no hubiera sido por él yo...
-Jamás me habrías golpeado.
-No puedes asegurar eso.
-Nick...
-Quería hacerlo....-La habitación se heló tras la confesión. Nick no pudo mirarla a la cara así que le dio la espalda y comenzó a moverse-... Quería infligirte el mismo dolor que me estabas ocasionando...Me alegro de que Wrath interrumpirá en la habitación, incluso estoy orgullo de su comportamiento esta mañana...Él no me miró en ningún momento ¿Sabes?, pero eso me dice que tiene valor, me dice que puede protegerte de mi cuando me salga de control.
-Él no tiene que protegerme de nadie...-Sin siquiera pensarlo Miley se acercó él y lo obligó a mirarla-... Todo fue mi culpa, yo te orille a los extremos, si no hubiera sido por mi jamás te habrías alterado....Se que jamás me harías daño, se que habrías reaccionado incluso si Wrath no hubiera entrado a la habitación, se que me amas y que te cortarías un brazo antes de ponerme una mano encima.
-Yo también creía todo eso princesa, pero ya no estoy tan seguro...-De un segundo a otro los ojos de Nick comenzaron a derramar lágrimas-...Creí que había dejado atrás esa parte de mi, creí que mi agresividad había desaparecido... Pero sigue ahí amor, basta con no tenerte y todo se desencadena, soy peligroso... Y ahora mi hijo me odia, él me odia.

Miley tuvo que sostenerlo mientras lloraba ya que temía que se desplomara. No menciono ninguna palabra, no movió ningún músculo, solo se quedó ahí, abrazándolo, recibiendo su dolor. Las cosas eran mucho más delicadas de lo que había pensado, tenía que encontrar alguna forma, tenía que buscar ayuda. Parpadeando volvió a la realidad, no había tiempo que perder. Salvaría a su familia, no tenía la menor idea de como lo haría, pero vaya que a empezaría a reparar su vida.

-No más lágrimas, deja de llorar...-Se hecho hacia atrás bruscamente y busco la mirada de Nick-...Se acabó, el dolor se a vuelto una rutina en nuestras vidas y no pienso soportarlo más.
-Miley...
-Wrath no te odia, jamás podría hacerlo...-Lo corto antes de que comenzará a llorar nuevamente.-...Tu lo dijiste, simplemente esta asustado.... Hablaré con él, vamos a hablar todos juntos, somos una familia y lo resolveremos....Pero para eso necesito que vuelvas a ser el hombre con el que me case, necesito tu fortaleza, tu fuerza y tu paciencia.
-Soy peligroso...-Nick se limpio el rostro con desesperación-... Puedo hacerte daño.
-Cariño, creo que esta de más decir que yo también soy peligrosa y sobre todo, que al igual soy capaz de hacerte daño..... Todos tenemos esa parte despiadada encantador, tu solo tienes que aprender a controlarla.
-Que... ¿Que haces?... -Parpadeo contrariado al verla moverse con decisión por la habitación. Conocía esa mirada, ella tenía una idea-...¿Amor?
-Vamos a resolver esto Nicholas y se quien nos puede ayudar.... Llama a Selena y a Justin ¿Quieres?, yo mientras tanto despertare a Ronnie y le daré un rápido baño.
-¿Que es lo que tienes en mente?
-Por ahora, salir a desayunar....-Involuntariamente se puso de puntillas y le dio un rápido beso, luego solo lo miro con anelo y sonrió-... Vamos, llama a Selena y citala en algún lugar... Después de todo eres bueno haciendo eso ¿No?

Le lanzó un beso a través del aire sin dejar de sonreír picaramente. Nick la vio salir de la habitación, pero a comparación de las ocasiones pasadas no sintió dolor ni frustración. Sabía que ella no se iría, sabía que ella había vuelto, sabía que era un nuevo comienzo.





*******************************


-¿Vas a ignorarme toda la vida?

Si, pensó Mandy al estacionarse frente a su cochera y apagar el motor del auto. Lo ignoraría, lo haría durante todo el jodido tiempo que le restará de vida.

Salió de coche dando un portazo y sin mirar atrás emprendió su camino hacia la puerta principal. Seguía sin creerlo, seguía sin asimilar lo que él había hecho. El simple recuerdo la hizo apretar la quijada y volver a sentir las punzadas constantes y agonizantes en su cabeza. Era inaceptable, toda aquella situación lo era y no podía creer que hubiera estado involucrada en ella. Entro al recibidor principal y sin remordimiento alguno cerró la puerta con decisión a su espalda. Sabía que él le pisaba los talones, sabía que prácticamente pudo haberle destrozado la nariz con su arrebato infantil, pero no le importaba, a esas alturas nada importaba.

Lanzando su mochila lejos y escuchando como la puerta se abría y cerraba nuevamente , se sumergió en la cocina. Su día había comenzado relativamente bien, pero todo había empeorado conforme el tiempo había pasado. Abriendo la nevera y tomando una botella de agua analizó la situación nuevamente, algo pasaba, algo no andaba bien.

Su vida había sido perfecta desde meses atrás. Sus padres la amaban, en la escuela todos la aceptaban y para finaliza él chico que amaba la idolatraba a casa pazo que daba, en pocas palabras no podía pedirle más a la vida, pero había algo, algo que se había alterado en las últimas dos semanas. Sus padres y compañeros seguían siendo los mismos, pero Wrath, él había cambiado, él....Contuvo el aliento al verlo traspasará el humeral y por inercia tomo un trago más de la botella que sostenía. A simple vista aquel chico seguía siendo el mismo, al menos físicamente lo era. Seguía teniendo aquellos hermoso ojos y esa sonrisa tímida, pero su actitud era otra, su aura se había oscurecido.

Pasando saliva y desviando la mirada se dijo que había tratado de convencerse a si misma de que todo había sido idea suya. Le había puesto escusas al alejamiento repentino y la falta de atención que él le había propinado, pero ya no podía seguir engañándose, algo estaba pasando y lo sucedió aquel día se lo dejaba muy en claro. Tirando la botella plástica del agua a la basura se vio a si misma enterando felizmente aquella tarde. Todo había trascurrido como normalmente solía pasar. Solo ella y su equipo entrenando, riendo, pasándola bien, pero todo había cambiado en un parpadeo. Bufo al recordar como su adorado novio se había puesto peor que un puto toro embravecido por una estupidez. Eddie solo se había acercado a ella y besado su mejillas como regularmente lo hacía, no era nada fuera de lo normal, nada grave, pero aún así Wrath había aparecido de la nada y lo había derribado sin consideración. Contuvo los impulsos de gritar y se peino el cabello con las manos rítmicamente, tenía que llamar a Eddie y comprobar que estuviera bien. Aquel chico había sido su amigo durante años, no merecía los golpes que había obtenido aquella tarde.

-Mandy...
-No quiero escucharte Wrath, por primera vez solo quiero que te vayas.

Le dio la espalda dejándolo con la palabra en la boca para luego tomar su teléfono y llevarlo a su oído. Hablo con Eddie por minutos, incluso horas, no lo supo. Él estaba bien, solo unos pequeños rasguños y un hematoma en el brazo, eso la hizo sonreír. Colgó con un “Te amo”, todo estaba en silencio. Wrath seguía a su espalda, podía sentirlo. Era increíble como tus sentidos se desarrollaban cuando amabas a alguien, pensó. Dese que ambos estaban juntos podía sentirlo, incluso olerlo antes de que entrará a la habitación. Aquello la lleno de nostalgia, ¿Que era lo que había cambiado?

-Necesito que te vayas... - Repitió cruzandose de brazos y encarandolo. Wrath simplemente se estremeció como su lo hubiera golpeado-...Tengo que hacer mis deberes y tomar un baño, así que por favor podrías...
-No voy a moverme de aquí hasta que me escuches....-Le advirtió volviendo en si-... Yo...
-No me interesa en lo más mínimo escuchar tu versión, nada de lo que digas me hará perdonarte.
-Tienes que ayudarme escucharme.
-Oh, ¿Así como tu lo hiciste cuando te suplicaba que dejarás de golpear a Eddie?
-Todo esto es por él ¿Cierto?...-Las palabras salieron de Wrath con un tono amenazante-...Haces toda este mierda por él.
-¡No! ¡Hago toda esta mierda por ti!...-Lo encaró sin miedo y lo apunto con su dedo índice. Iba a poner a aquel chiquillo en su lugar-...Eddie no fue quien arruinó mi día, Eddie no fue quien me decepciono, Eddie no es quien se está convirtiendo en una bestia.... No se que esta pasando contigo Wrath y sobre todo no se por que no me tienes la suficiente confianza como para contármelo, lo único que se es que no pienso soportar un show más de tus estúpidos celos... Estas en zona peligrosa amigo, así que tienes dos opciones. Puedes volver a ser razonable y hablarme de lo que sea que este pasando. O puedes seguir siendo un imbécil y acabar con el amor que te tengo... Tu elijes.

Un ultimátum, ella le estaba dando un ultimátum. Wrath boqueo tratando de decir alguna palabra, pero nada salió de su boca. Una inmensa necesidad de gritar explotó en sus venas, no podía soportarlo más, estaba harto ¿Que podía decir?, había tantas cosas, tanta mierda. Tomando aire pesadamente y pasando ambas manos por su cabello, junto el valor necesario y la miro. Ella estaba ahí, frente a él, en aquel maldito uniforme de porrista, con lo brazos cruzado y la expresión contraída.
Estaba enfada, muy muy enfada y si era sincero consigo mismo no podía culparla por estarlo. Sabía que se había pasado, sabía que se había comportado como un imbécil, pero no había podido evitarlo. Su ansiedad y paciencia estaba al límite, y cuando eso pasaba solía explotar en el momento menos indicado, justo como en aquella ocasión. Haciendo una mueca y mirando sus pies recordó la forma en la que se había lanzado contra Eddie, lo había golpeado tantas veces que había perdido la cuenta. Negando se dijo que después de todo había heredado algo más que el cabello de su padre, había heredado su violencia.

-Perfecto... Ya que tomaste la opción número dos te pido que te vayas, se acabó Wrath.


Su cuerpo se estremeció y con eso volvió a la realidad, ¿Estaba terminando con él?, ella estaba....Su corazón se rompió y de un momento a otro se sintió como un pequeño niño perdió. Inconscientemente atravezo la habitación con dos zancadas y la tomo de la mano antes de que pudiera darle la espalda. No iba a dejarla ir, todo en el se rehusaba a dejarla ir.

-Perdóname...-Suplicó justo en el momento en el que su barbilla comenzó a temblar. Iba a echarse a llorar como una niña-.... No se por que lo hice, nunca quise hacerle daño... Amanda yo....
-No es sólo eso Wrath...-Mandy observó brevemente sus manos unidas-....Es todo, quiero decir... Estas cambiando, yo....Estas dos semanas han sido un asco. Estas distante, ansioso, agresivo, este no eres tu. Es como si una parte de Nicholas hubiera nacido en ti... - La voz de le quebró-....En estas dos semana no me has dicho que me amas, no me llamaste por las noches, te alejaste por completo, me sentí sola de nuevo, yo solo.... Solo dime que es lo que pasa. ¿Hice algo mal? ¿Te arrepientes de estar conmigo? ¿Estas viendo a alguien más?.
-Pero que....-Hubo una mezcla de furia e indignación en su interior. Ella no podía estar hablando enserio-...¿Viendo a alguien más?, ¡Por el amor de dios amor... Yo jamás, yo...
-¿¡Entonces que es?!...-Soltando su mano frunció los labios. Estaba a punto de comenzar a llorar-...No quiero perderte Wrath, dios sabe que te amo cuando nunca antes lo e hecho...Pero no pienso soportar tu comportamiento, no quiero estar con alguien que me guarde secretos.....No puedo luchar junto a alguien que no me hace sentir amada.

Cada músculo de su cuerpo se tenso, cada partícula en él ardió. Le había fallado, la había decepcionado. Pasó saliva e inevitablemente sus ojos comenzaron a liberar lágrimas. Meses atrás, cuando ambos se habían dado una oportunidad, le había jurado amarla sobre todas las cosas, le había prometido que pasará lo que pasará la haría sentir segura y amada. Un gemido salió de su boca y el agua en su rostro se intensificó. Era un imbécil, un egoísta, un cobarde. Sin fuerzas se dejó caer en el primer sofá que visualizo, luego solo se cubrió el rostro con las manos. No podía perderla, ella era lo único que tenía en ese momento, ella era literalmente su todo, la amaba como un loco. ¿Pero que podía decir?, eran demasiadas cosas, demasiados problemas, problemas que no le correspondían a ella. Limpiando sus mejillas y concentrándose en punto inexistente en la habitación, aclaro su garganta. No tenía opción, no estaba dispuesto a perderla.

-Mi padre estuvo a nada de golpear a mi madre...Ayer... En su habitación... Ellos...

No pudo continuar, las palabras se desvanecieron en su labios. Lo último que deseaba recordar era aquella escena, sentía asco, asco y rabia hacia su padre. Sonrió tristemente y negó sin dejar de mirar hacia la pared. Ya no quedaba nada de su familia, todo se había ido a la mierda, todo.. Parpadeo y reaccionó al captar un movimiento por parte de ella. Mandy seguía ahí, frente a él, pero su expresión había cambiado. La palidez le tenía el rostro y sus perfectas facciones se encontraban contraídas. Sabia perfectamente que ella estaba buscando las palabras correctas en su mente.

-¿Ayer?....-Después de un largo tiempo Mandy articulo palabra. Él solo asintió-...¿Que paso luego?
-Llegue a tiempo, me interpuse entre ellos...-Su vos se ensombreció-...Mamá me aseguro que todo estaba bien, me hizo volver a mi habitación.... Debí de quedarme con ella, debí de protegerla.
-Lo hiciste, la protegiste.
-No como era debido, no hice lo suficiente.
-Hay más... -Cruzando su brazos lo analizó con la mirada. Necesitaba respuestas-... Se que hay más, así que habla.
-Todo es una mierda.
-¿Desde cuando?
-Desde el accidente de Dest...-Un ambiente frío cubrió la habitación.-...Desde ese momento mi familia comenzó a desmoronarse...Mis padres apenas y se miran, Nicholas es un vago al cual no le importa nada y Dest.... Destiny simplemente ya no es Dest... Pero lo que vi ayer paso el límite, él la tenía contra la pared Mandy, había miedo en los ojos de mi madre...Simplemente no se que hacer.

Amanda abrió los ojos impactada, para luego disimular con una pequeña sonría. La respuesta a aquellas palabras era fácil, podía habérselo dicho, podía haber confiado en ella, podía.... La rabia surgió atrevas de su cuerpo instantáneamente, era ridículo, aquella situación era una jodida y maldita broma. Llevaban como pareja exactamente 8 meses, habían vivido un sin fin de cosas juntos y aún así él no confiaba en ella. Un sórdido dolor le atravezo el pecho. ¿Tan mala novia era?

-Lo lamento Wrath....-Trato de sonar monótona pero fue imposible, el dolor era palpable en si vos-....Después de todo mi hermano es el culpable de esto y quiera aceptarlo o no, yo comparto parte de esa culpa.
-No Mandy, esto...
-Mi hermano y yo somos como un cáncer...-Sonrió resignadamente-...La desventaja de ser gemelos, supongo.
-¡Basta!
-Él asesino a Dest y yo te estoy asesinando a ti... Somos un jodido peligro.
-Tu...-Dejo las palabras el aire, luego solo se puso de pie y camino hasta estar frente a ella-....Tu eres lo mejor que me a pasado en mi vida.
-¡Por amor de dios! ¿Como puedes decir algo así?... -El lado frágil de Mandy se rompió de nuevo después de mucho tiempo-... ¡Solo mírame Wrath!, soy una jodida chica loca de casi 21 años... ¡Voy al psicólogo cada semana por que un malnacido casi abuso de mi! ¿Como pudo ser lo mejor de tu vida?.... ¡Ni siquiera confías en mi!
-Por supuesto que confío en ti....-Aseguro tajante. Odiaba oírla hablar así de si misma-.... Eres la persona en la que más confió.
-¿Entonces por que no me lo dijiste?....-Ahora era ella la que lloraba-... ¿Por qué no me hiciste saber por lo que estabas pasando?... Se supone que soy tu novia Wrath, mi deber es estar ahí para ti cuando me necesites... Pero pasaste de mi, te alejaste...Y no se por que, se que nunca seré los suficiente, pero....
-Tu eres todo....-Con brusquedad la tomo del rostro y la obligó a mirarlo-.... Eres todo para mi... Eres la razón por la que me levanto en las mañanas, eres la persona que pone una sonrisa en mi rostro....Eres lo más preciado que tengo, lamentablemente eso no me impide ser un imbécil... Fui un imbécil al no decírtelo, no quería agobiarte, eso es todo....Tienes tantas cosas en la cabeza, clases, tareas, las sesiones con tu doctor, mis problemas son lo último que necesitas
-Tus problemas son mi prioridad, pero tal parece que no lo entiendes...-Gruñó alejándose de él-.... No voy a romperme Wrath, ambos sabemos que estoy loca, pero eso no va a derrumbarme....Puedes venir a mi cuando me necesites, no importa cual sea la situación... Te daré mi apoyo, mi comprensión, mis labios, mi cuerpo ¿Por qué? Porque ese es mi deber, o al menos lo era.
-Entre nosotros no hay pasado Amanda... -Wrath volvió a acercarse y sin decir palabra alguna la atrajo hacia su pecho-... Entre nosotros solo hay un presente y un futuro, así que no hables como si ya no fueras nadie en mi vida....Sigues siendo mía.
-Hablas con demasiada seguridad.
-Solo reitero lo que es verdad....-¿Que quería decir ella con eso?. Aturdido se alejo un poco y la miro a los ojos-...O dime, ¿Vas a negarlo?
-No negaré nada, aún así tu y yo no estamos bien...-Se deslizó de su agarre y le dio la espalda. Él estaba muy equivoco si pensaba que todo había acabado-...Lo siento mucho Wrath, pero no soy la clase de chica que olvida... Me dejaste a la deriva una semana, sin besos, o alguna simple palabra de aliento. Me ocultaste cosas, cosas importantes, cosas que merecía saber por qué se supone que somos un jodido equipo y por último, por último golpeaste a mi mejor amigo sin fundamento alguno....Te amo, pero no lo dejaré pasar.
-Vas....-Las palabras de Wrath eran apenas susurros. No podía siquiera decir la puta palabra-... ¿Vas a terminar conmigo?
-No, simplemente creo que debemos tomarnos un tiempo para pensar en lo que estamos haciendo mal.
-Yo no tengo nada que pensar. Te amo, lamento haber causado todo esto. Solo olvídalo, olvidemoslo.
-Tal vez tu no tengas nada que pensar, pero yo si....-Se quedó quieta, mirando hacia el piso. Sabía que lo estaba lastimado-.. Wrath no estoy terminando contigo, solo estoy proponiendo un poco de espacio para...
-¿Para que? ¿Para que me dejes por el primer imbécil que se te ponga enfrente?

Wrath se quedó de piedra tras sus propias palabras y tras repasarlas no pudo hacer otra cosa más que maldecir. La impotencia y rabia lo habían ahogado al punto de perder la cabeza y gracias a eso había arruinado las pocas esperanzas que le quedaban. Pasando una mano por su rostro alzó la cabeza y la observó. Mandy seguía con la mirada centrada en el suelo, pero aún así podía ver lo mucho que aquel comentario la había dañado. Todo estaba mal, pensó. Aquello no estaba hiendo a ninguna parte, lo único que estaban haciendo era lastimarse.

-Amanda...
-Nunca creí que me consideraras tan fácil como para salir con el primer idiota que me sonriera...-Hablo más para ella misma que para él, luego solo sonrió fríamente-....Pero es bueno saber lo que realmente piensas de mi.
-No quise decir eso, sabes perfectamente que....
-No Wrath, no se nada...-Alzó la vista. Ambos se miraron por segundos-....Ya no se quien eres, ni que es lo que estoy haciendo y mucho menos lo que vaya a pasar con nosotros después de esto.

Mandy parpadeo con desesperación, tratando así de deshacerse de las infernales ganas de echarse a llorar. No iba a hacerlo, tenía que ser fuerte, lo último que necesitaba en ese momento era entrar en una crisis, tenía que sobrellevarlo. Tragándose el dolor, tomo aire bruscamente y observó por un instante sus manos. Habían arruinado todo, ambos lo habían hecho ¿Que se supone que seguía después de eso?. Estaba harta de aquella misma y vieja sensación, esa sensación vacía que gritaba “Estas sola, estas sola de nuevo”.

-A... ¿Amanda?

Aquella voz la llamo y por inercia reaccionó. Su corazón se detuvo, justo como todo a su alrededor. Había una chica en el umbral del salón, una chica con larga cabellera rubia y ojos resplandecientes. Fue ahí donde su cerebro se encendió y escaneo a la recién llegada, fue ahí donde la revelación la impacto. Sus ojos no pudieron contenerse más y comenzó a llorar. Tenía que estar soñando, aquello era demasiado bueno para ser verdad. Inconscientemente se llevó las manos a la boca y cubrió sus quejidos, luego solo le agradeció a dios. Ella había vuelto, ella estaba ahí y la ayudaría a estar a salvo.

-¿Que mierdas esta pasando? ¿Por qué estás llorando? Que...

Alzando el rostro quiso responder, pero no lo pudo hacer. La habitación se movió repentinamente, se sacudió de tal forma que terminó desparramada en el piso. Sonrió limpiamente y lanzó un largo pero aliviado suspiro. Estaba a punto de desmayarse.

-Mandy...
-Eres...-Balbuceo torpemente. Ya no había fuerzas en su cuerpo, pero aún así alzó una mano hacia la silueta que cernía sobre ella-....Eres rubia, ahora eres rubia.

Con aquel último aliento se dejó ir. No hubo más luz, ni ruido, solo paz. Esa paz que sólo su mejor amiga podía hacerle sentir.








********************


-¡¿Qué mierdas está pasando!?

Devon apenas pudo mencionar aquellas palabras, tenia agua en todos lados. No tenía la menor idea de que diablos estaba pasando, no….La luz de la habitación se encendió, fue ahí donde lo vio.

La rabia la lleno y la poca somnolencia que padecía su cuerpo se esfumo al ver a Drew a pocos metros de su cama, entendió todo al instante. Él estaba ahí, con ropa de deporte, una expresión fúnebre y una cubeta vacía en la mano. Pasando una mano por su cabello húmedo se trago una inmensa mala palabra y trato de no cometer una locura. Aquel malnacido había pasado el puto límite. Aquel vago había interrumpido en su maldita habitación sin su jodida autorización y por si eso no fuera poco le había tirado un balde de agua fría sin consideración alguna. ¿En qué diablos había estado pensando al ofrecerle su ayuda?

-¿Cuál es tu puto problema?
-¿Disculpa?
-Dije…-La barbilla le tembló por la rabia contenida. ¡Ese imbécil era un sin vergüenza!-... ¡¿Cuál es tu puto problema!?.... ¡¿Por qué rayos hiciste  eso!?
-Dijiste que me ayudarías….-Drew se encogió de hombros con desinterés y comenzó a divagar por la habitación-…Dijiste que comenzaríamos cuando estuviera listo…Estoy listo ahora.
-¡Son las cinco de la mañana!
-¿No veo cual es el problema?
-¡El problema es que entraste a mi habitación y me lanzaste agua en la cara!...-Estaba a nada de recibir un tick nervioso, lo sabia-…Podías simplemente haberme llamado.
-¿Vas a ayudarme o no?...-Cuestionó con voz ronca, momentos después se acerco a la cama y se inclino hasta tenerla a pocos centímetros de distancia-...No voy a rogarte, simplemente dime si me ayudarás…No pienso seguir perdiendo mi tiempo.
-Regla numero uno vago…-Al igual se acerco a él. Ambos pudieron sentir sus respiraciones-…Vas a mejorar tus modales….Te recuerdo que yo no soy la que necesita todo esto,  así que deja  tu maldito orgullo a un lado….Ahora fuera de mi habitación, te veré en el jardín en 10 m.

Drew  intrincó la quijada y paso saliva pesadamente conforme la miraba, aquella chiquilla era una insolente, una entrometida, pero quisiera aceptarlo o no la necesitaba, así que accedió.

Salió de la habitación en silencio y completamente sumergido en sus pensamientos. No había podido dormir, esa era la razón por la cual en ese momento estaba ahí, pidiéndole ayuda a una niña inmadura. Sonrió para si mismo cuanto bajo las escaleras y atravesó la puerta trasera. Si era sincero consigo mismo, no había podido dormir bien en aquellos 7 meses,  pero aquella noche todo había sido diferente.  Aquella  noche las constantes pesadillas que lo atormentaban no habían sido las causantes de su falta de sueño, aquella noche el único culpable de no poder dormir era él mismo.

Desde el encuentro en el baño con Devon, su cabeza no había parado de trabajar, Todo lo que podía escuchar en su interior era esa constante voz que le decía que tenía que encontrar la forma de comenzar de nuevo. Pero ese era el problema ¿Cómo se comenzaba de nuevo? ¿Cómo podría remediar todo  el daño que había hecho? Tenía miedo,  miedo de volver a fallar,  miedo de empeorar las cosas mucho más, miedo de descubrir que sus actos no tenían vuelta atrás.

Suspirando murmuro una maldición y se dejo acariciar por el húmedo aire que daba la bienvenida a una típica mañana en california. ¿En verdad estaba dispuesto a hacer todo aquello?, se pregunto cerrando los ojos y perdiéndose un momento en el pasado. La última vez que había intentado cambiar, todo había resultado mal. Tal vez debería darse por vencido, tal vez simplemente no tenía remedio, tal vez….

-Deja la paranoia ¿Quieres?...Ya estoy aquí y no pienso dejar que te eches para atrás.

Abriendo los ojos y tensándose nuevamente dirigió su vista hacia donde la voz provenía. Devon estaba ahí, vestida con mallas, una camiseta sin mangas, un par de zapatos de deporte y una expresión contraída. Pasando saliva y frunciendo los labios se dijo que tenía que ser paciente, aquella chiquilla inmadura no iba a hacerlo salir de sus casillas. Solo iba a utilizarla, luego se largaría y volvería a Texas, volvería a su hogar, volvería por Dest.

-¿Qué quieres que haga primero?...-Pregunto dándole la espalda y calentando sus músculos-…Podemos correr, o hacer algo de….
-Caminaremos.
-¿Disculpa?
-Dije que caminaremos…-Devon paso por su costado hasta llegar a la reja principal.-…Hay una cafetería a unos 30 minutos, hacen unos buenos panqueques, vamos.
-¿Eso en que va a ayudarme?
-Escucha Bieber…-Lo miro desde lejos y lo apunto completamente exasperada-…Estas comenzando a cansarme…La que pone las reglas aquí soy yo, así que no me cuestiones…Si quieres acompañarme está bien y si no también…Tu eres el que vivirá con las consecuencias.

Salió del jardín y comenzó a caminar por el vecindario. Sonrió para sí misma al escuchar segundos después unos constantes pasos a su espalda. Aquel imbécil era duro lo sabía, pero aun así no iba a dejar que se saliera con la suya, Si era sincera consigo misma tenía que aceptar que en verdad deseaba ayudarlo, no por Dest, sino por lo que él era. Drew tenía un buen corazón debajo de esa coraza, solo era cuestión de darle confianza, justo como había pasado con Randall. Una ola melancólica le traspaso el pecho tras el recuerdo de aquel chico y la hizo sentirse miserable. No podía pensar en él, no otra vez.

Se mantuvo en silencio e inerte todo el camino, se permitió reaccionar solo cuando por fin paso las puertas del “Massy´s”. Sonrió levente al captar a Marcos detrás de la barra, él seguía igual, todo está justo como lo recordaba. El lugar seguía siendo pequeño y algo viejo, pero el aroma a tocino y café en el aire lo hacia acogedor. Había pasado tanto tiempo desde la última vez.

-Dev ¿Eres tú?

La mención de aquel apodo el regreso al presente, Marcos le sonreía tan ampliamente que podía jurar que sus mejillas estaban a punto de romperse. Se acerco a él sin dudarlo, no cavia la menor duda,  lo había echado de menos demasiado.

-¡Dios pequeña! ¡Estas enorme!....-Marcos atravesó la puertecilla de la barra y la apreso entre sus brazos-… ¿Qué estás haciendo aquí?
-Yo, yo solo…-La vos de Devon se quedo estancada en su garganta, así que solo correspondió al abrazo de la misma forma-…Te eh extrañado Marcos.
-Yo igual, todos aquí, Sarah no ha dejado de preguntar por ti desde la última vez y….Oh ¿Quién es tu amigo?

-¿Mi amigo?..-Recordando a Drew se dio media vuelta y lo miró. Por alguna razón la expresión de aquel chico era más tensa de lo normal-…Él es Drew Bieber, es hijo de una de las mejores amigas de mi madre, esta quedándose en nuestra casa…Drew el es Marcos Path, trabaja aquí hace tiempo y…
-¿Vamos a desayunar o nos quedaremos de pie aquí todo el día?....-Drew la interrumpió sin cortesía-…Terminemos con esto ¿Quieres?...Tenemos que comenzar con nuestro día.
-Que es lo que…
-Él tiene razón ¿Por qué no tomas una mesa Dev?...-Ofreció Marcos con una sonrisa tan calida como el sol-…Te llevare tu favorito y a tu amigo un poco de café, tal parece que le hace falta.
-Marcos…
-Ya habrá tiempo de ponernos al día, créeme…No te dejaremos desaparecer de nuevo.
-Bien…-Devon suspiro y trato de sonreír-…Tomare la mesa de siempre.
-Si, eso creí…Te veo en unos minutos.

Marcos de fue con la misma sonrisa plantada en sus labios, Devon por su parte simplemente asesino a Drew con la mirada y se dirijo a la última mesa del lado derecho del loca. Al tomar asiento en el gabinete, la misma sensación nostálgica de tiempo atrás la invadió. Era increíble que estuviera ahí de nuevo, era increíble que tuviera el valor para hacerlo.

-¿Quién es el tipo?
-Alguien amable a quien tú trataste como una mierda…-Respondió al ver como Drew tomaba asiento justo frente a ella-… ¿Cuál es tu maldito problema?
-¿Tu padre sabe que tratas con este tipo de gente?
-¿Qué quieres decir con “este tipo”?
-No lo sé…-Se encogió de hombros y disimuladamente volvió la cabeza para  volver a ver al chico rubio que trabajaba en la barra-…Es mucho mayor que tu y tiene tatuajes en los brazos.
-¿Qué hay con eso?
-¿Mantenían una relación?
-¡Cristo por supuesto que no!...-La ira se desboco en Devon inesperadamente-…Es solo alguien especial al que aprecio…Deja de decir tantas estupideces.
-Bien, Bien tu ganas…De cualquier manera no me interesa en lo mas mínimo tu vida…Ahora dime, ¿Para qué me has traído aquí?

Marcos aprecio en ese momento y deposito frente a ellos un par de platos repletos de comida y dos tazas de café humeantes. Devon agradeció con una suave sonrisa, él por su parte solo se inclino y deposito un pequeño beso en su cabeza antes de retirarse.

-¿Y bien?...-Volvió a insistir Drew-… ¿Cuál es el chiste de todo esto?
-Come…-Ordeno ella acercándole su plato con panqueques-…Ese es el chiste.
-¿Me has traído aquí para comer?...Pudimos haber hecho eso en tu cocina.
-¿Crees que soy estúpida?...-Devon levanto su dedo medio hacia él en cuanto noto la mirada graciosa en sus ojos. Después de eso solo tomó su taza y bebió-…No comes absolutamente nada, te he visto…Ni siquiera sé cómo es que sigues vivo.
-No necesito comer, no necesito nada de esto.
-Pues es una lástima porque si quieres que te ayude tendrás que hacerlo…Así que vamos.
-No puedes obligarme a hacer algo que no quiero…-Mascullo cerrando los puños sobre la mesa-… ¡Esto es totalmente estúpido!
-¿Te has visto en un espejo últimamente?...-Tomando un bocado de su tocino lo miró con arrogancia-…Eres un maldito esqueleto andante…Tus mejillas están hundidas, puedo ver tus costillas atreves de tu camiseta…Dejar de comer no es una opción, ¿Crees que Destiny te querría así? ¿Crees que le gustaría verte de esta manera?
-¡No la uses para chantajearme!
-No es un chantaje, es solo la verdad…Ella no regresara contigo si te ve así, ni siquiera te mirará, ¿Por qué lo haría si tiene a su lado a un chico mucho mas apuesto que tú?
-¡Cierra la boca!...Solo, solo cállate.


Ella lo hizo, se dedico a comer. Drew por su parte solo pudo hundirse en sus pensamientos después de eso. Hundiendo la cabeza entre sus manos se dijo que ella tenía razón, aquel pequeño demonio decía la verdad. Estaba hecho una mierda, lo sabía desde meses atrás, la única diferencia era que antes no le había importado en lo mas mínimo, pero en ese momento…Las imágenes de Dest con aquel maldito hijo de puta aparecieron en su mente de un momento a otro. En todas aquellas fotografías ella lo miraba con adoración, con orgullo.

Completamente fuera de sí, alzo la vista y observo como la pequeña prima del amor de su vida comía tranquilamente. Odiaba a aquella chiquilla, deseaba estrangularla pero lamentablemente la necesitaba, así que completamente resignado tomo su tenedor y por primera vez en meses probo un bocado.

-Esta bueno ¿Cierto?
-Es solo comida…-Menciono aun masticando. Su orgullo jamás le dejaría admitir que era el panque mas delicioso que había probado-….Lo hago por ella, no por ti.
-Es increíble…-Devon dejo de comer y lo miro completamente asombrada-…Tu amor por ella te hace dejar la arrogancia a un lado.
-No la menciones…-Le advirtió con una simple mirada-
-Lo siento, pero tendrás que acostumbrarte…-Limpiándose la boca suspiró y se dejo caer en su asiento-…Comenzaremos con algo simple, te ayudare a recuperarte físicamente. No hablo de ejercicio, mi padre ya ha hecho su trabajo, hablo de tu apariencia física, necesitas subir al menos 10 kilos y un corte de cabello…Luego está el lado emocional, necesitas hablar sobre ella, sobre lo que paso…Nadie sabe en realidad el por qué estás aquí.
-No es algo que les incumba.
-Cuéntamelo.
-No.
-Vamos, tienes que abrirte y…
-¿Por qué lo haría?...-Él alejo su plato medio vacío y tenso cada parte de su cuerpo-... ¿Por que te contaria mis problemas?.... ¿Sabes?, ni siquiera se por que estoy aquí….Eres una niña imprudente de 17 años que juega a ser alguien… ¡Tu que mierdas puedes saber de la vida!

Ambos se miraron fríamente. Devon solo pudo sonreír tristemente y pasar la mano por su cabello. ¿Qué sabia ella  de la vida?, pensó aun con la sonrisa. Sabia demasiado e iba a demostrárselo.

-Estuve en el programa de rehabilitación hace un año…-Soltó sin pensarlo. Él  solo parpadeo-...Se lo que es sentirte miserable, se lo que es querer morir y dejar todo atrás…Es por eso que ayudo a las personas, no eres el primero con el que lo intento.
-Mientes…-La acuso. El peso de sus palabras comenzaba hacer efecto en su consciencia-… ¿Por qué estarías tú en rehabilitación?
-Lamentablemente no fue por drogas o alcohol…-Trato de sonar desinteresada, pero la verdad era que el dolor estaba comenzando a carcomerla-…Salía con un chico, su nombre era Randall….Lo conocí dentro del programa de ayuda de mi madre, él era adicto a la mayoría de las sustancias que te puedas imaginar, justo como tú lo fuiste alguna vez…La única diferencia es que el no tuvo la suerte de salir vivo.
-Devon…
-No te agobiare con mis sentimientos…-Rio entrecortadamente al notar lagrimas en sus ojos-…Lo único que diré es que me enamore, nunca había querido ayudar tanto a alguien….-Ambos se quedaron en silencio-…Una noche tuvimos una discusión, ya ni siquiera recuerdo por que fue…No supimos de él en tres días….La mañana del cuarto día mi madre me dijo que habían encontrado su cuerpo en un callejón, murió por sobre dosis.
-Devon esto…
-No pude soportarlo…-Limpio sus mejillas y lucho por recobrar la compostura-…Estuve a punto de volverme loca….Era gracioso, de un momento a otro pase de ser la chica que ayudaba a la persona que necesitaba ser ayudada…Estuve en depresión casi seis meses, no salía, no comía…Solía venir aquí con él, Marcos es su hermano….Tal vez tendré 17 años, tal vez no sabré mucho sobre la vida pero sé lo que es perder a alguien.

Al terminar de hablar no hizo más que sacar un par de billetes de su bolsillo y dejarlos sobre la mesa, luego solo se puso de pie y salió del lugar sin mirarlo.

Drew se quedo tiempo ahí, simplemente sentado, diciéndose una y otra vez que jamás dejaría de ser un imbécil. Se había equivocado con ella, vaya que lo había hecho. Maldiciendo la imito en cuestión al dinero, tenía que disculparse con ella. Insoportable o no, aquella chiquilla no merecía sufrir de aquella forma.

Estuvo fuera del lugar en menos de cinco minutos, el sol había salido totalmente y las calles comenzaban a tomar vida. Tras algunos segundos de buscarla con la mirada la encontró, ella camina cabizbaja de vuelta a casa por uno de los senderos aledaños al restaurante. Sin perder el tiempo comenzó a trotar y sobre todo armo en su cabeza la disculpa que planeaba darle. No era bueno pidiendo perdón, así que dios lo ayudara,

-Oye…-La tomo del brazo en cuanto estuvo a su costado. Devon solo se sacudió su agarre y siguió caminando-…Escucha, lo siento…No era mi intención presionarte de esa manera, es solo que…
-No necesito tu compasión patán…Solo olvídalo, olvida todo lo que te dije, esto no funcionara.
-Estas… ¿Estas retractándote a nuestro trato?
-Nunca hubo un trato.
-¡No puedes hacerlo!-…-Se interpuso frente a ella. No podía dejarlo, no pensaba permitirlo-…Dijiste que me ayudarías.
-Lo sé, pero eso fue antes de saber cómo eres en verdad…-Devon suspiro y se cruzo de brazos-..No es personal vago, simplemente creo que tu y yo no vamos a llevarnos bien, así que…
-En verdad lo siento, no quería hacerte recordar esos momentos…Me salí de control, es algo que pasa regularmente, no puedo  controlarlo…-Las manos de Drew comenzaron a temblar. Era raro, temía miedo de que ella se alejara-…Casi mato a dos tipos en Texas, es por eso que estoy aquí…Uno de ellos casi abuso de mi hermana y el otro…El otro casi mato a Dest.
-¿Qué?...-Las cejas de Devon se alzaron. ¿Por qué rayos nadie le había dicho eso?-...Esto, dios…
-Estuve en la cárcel porque estuve a punto de asesinarlos…Yo no podía quedarme cerca de Destiny después de eso…Yo solo la metía en problemas, yo no soy bueno para ella…Así que la deje, pero ahora…Ahora simplemente necesito volver, necesito tenerla de nuevo conmigo, pero sigo sin merecerla y no sé que hace…¡No se maldita sea!
-Bien, es suficiente, cálmate…-Sin pensarlo se acerco a él y lo tomo de las mejillas. Pudo sentir como Drew se congelaba al tacto-…Quiero que respires pausadamente ¿De acuerdo?...Bien hecho, no es necesario que te exaltes, entiendo, entiendo muy bien.
-En verdad lo siento.
-Lo sé.
-Se que voy a sonar como un maldito afeminando pero, no me dejes…-Hasta él mismo se sorprendió por las palabras-…Eres la única persona que no pasa de mi, eres la única que no se va cuando estoy comportándome como un imbécil…Por favor, necesito tu ayuda.
-Está bien, está bien…Todo sigue en pie, solo cálmate.
-Gracias.

Devon trago una fuerte bocanada de aire después de eso, para luego dejarse caer en el primer lugar cubierto de pasto que encontró. Aquella escena había sido desgastante, tenía que aceptarlo. Por primera vez había sido testigo de toda la desesperación que invadía el cuerpo de Drew. Aquel chico era peligroso, tenía tanta fuerza y tan poco auto control. Sonrió cansadamente y se dijo que cada vez se parecía mucho mas a Randall, ambos eran idénticos de alguna manera.

-Siento si te asuste…-Drew se dejo caer junto a ella-…En verdad odio ser tan impulsivo.
-No eres impulsivo, impelente tienes demasiada tensión en ti…-Se quedo callada un momento, después solo lo observo con curiosidad-… ¿Puedo hacerte una pregunta?
-Si.
-¿Cuándo fue la última vez que tuviste sexo?
-Pensé que habíamos alzado una bandera de paz…-Murmuro fríamente-…Pero veo que sigues siendo una imprudente.
-Solo contesta.
-Tú lo presenciaste.
-No hablo de un manoseo, hablo de sexo de verdad…Tu sabes, con una chica y…
-Hace 7 meses.
-Ya veo…-Observo sus manos un momento-…Y antes de eso ¿Tenias sexo seguido?
-¡¿A qué viene todo esto!?
-¡Solo contesta!
-¡Si! ¡Si lo tenía!
-Ahí está el problema…Esa es la razón por la cual no puedes contener tu mal genio, necesitas un buen revolcón.
-Pero que…-Ella se puso de pie. Drew simplemente la vio como si hubiera dicho la cosa más ridícula del  mundo-… ¡Estas demente!
-No, es biología básica…Tu cuerpo estaba acostumbrado a tener esa actividad diariamente, al retirársela tu sistema esta alterado…El sexo es como una droga Drew, no puedes simplemente cortarlo de tajo…Si quieres mi consejo, sal a un bar esta noche y busca a una chica linda, te calmara un poco.
-No necesito eso… ¡No lo hare!
-Se que amas a Dest…-La guerra visual volvió entre ambos-…Pero ustedes no están en ninguna relación y puedo jurar que ella ya…
-¡No se atrevería!...-Los celos y la rabia lo hicieron ponerse de pie. La idea de ella con alguien más le causaba nauseas-… ¡Ella es mía!  ¡¿Mía entiendes!?...No puede, ella no…
-Estaba con otro Drew, en Italia…-Devon sintió pena por él  al ver la expresión desecha en su rostro-...No quiero aumentar la rabia en ti, simplemente hay que aceptar la realidad.
-Yo…
-Escucha, no lo hagas si no quieres hacerlo…Solo es un consejo, ahora vamos…Tienes que darte una ducha, tenemos que comenzar con nuestro trato.


Ella le tendió una mano, Él dudo en tomarla pero al final lo hizo. Al sentir la calidez de la mano de Devon, Drew suspiro. Había tanto que hacer, tanto en que pensar, tanto que volver a reconstruir.


*************************


“No me interesa que fue lo que paso, eres un idiota”
“No sabes nada, no puedes juzgarme, tu al igual la dejaste sola”
“¡Voy a matarte, lo hare si le pasa algo!, ¡Me importa una mierda que seas mi hermano!”


Mandy arrugo la nariz y se hundió mucho más en sus suaves y frescas sabanas. ¡Por que rayos había personas gritando en su corredor! Haciendo una mueca cansada aun con los ojos cerrados, estiró los brazos sobre su cabeza y se desperezo. ¿Cuánto tiempo llevaba dormida?, se pregunto aun confundida por la somnolencia. Lo último que recordaba era que estaba en el colegio, luego la pela con Wrath y al final….Dest, Dest había regresado.

Se irguió en la cama sin titubear, lo hizo tan rápido que todo alrededor dio vueltas. La habitación estaba en silencio y completamente a obscuras, lo único que se podía escuchar eran los diversos susurros que provenían del pasillo. ¿Era ella? ¿Dest en verdad había vuelto? ¿Lo había imaginado todo? Paso una mano por su cabello enredado y trato de respirar, todo era demasiado confuso, todo…

La puerta de la habitación se abrió suavemente y se cerró segundos después. Se quedo quieta y con desesperación trato de acostumbrarse a la oscuridad. Alguien había entrado, la sombra se movía alrededor de la habitación con agilidad, era ella, ella estaba de vuelta.

-¿Destiny?

La sombra se detuvo un momento, luego solo avanzo hacia ella. Era estúpido, sabía que podía extender el brazo y encender su mesilla de noche, pero tenía miedo, miedo a darse cuenta de que su mejor amiga seguía lejos, miedo a….Se estremeció cuando la sombra la tomo de la mano y una leve punzada de desilusión latió en su corazón, lo más seguro era que fuera Wrath o su madre, necesitaba dejar de engañarse.

-Me alegra verte de nuevo Mandy.

La luz de la mesilla se encendió tras las palabras, entonces la vio. Destiny estaba ahí, hincada frente a ella, mirándola con aquellos enormes ojos, sonriéndole de aquella forma tan hermosa. Se quedo de piedra por minutos, luego simplemente sollozo y  se lanzo sobre ella. Se quedaron abrazadas por minutos,  ninguna movió un solo musculo. Ninguna quería romper el hermoso momento que estaban compartiendo.

-No llores, deja de llorar...-Dest se alejo un poco y le limpio las lagrimas tiernamente-…No es bueno que llores, calmate.
-Estas aquí…-Las palabras de Amanda estaban acompañadas de lagrimas, no podía evitarlo-…Volviste, por fin volviste.
-Si, volví…Estoy aquí de nuevo, te tengo de nuevo.

En ese momento fue Dest quien lloró y se lanzo sobre ella al igual. No había pensado llegar a casa de sus tíos tras bajar del avión, pero tenía que aceptar que era la mejor decisión que había podido tomar. Al llegar y ver a su mejor amiga rota todo en ella se había encendido. Por primera vez había visto todo el daño que le había causado y cuanto la había necesitado en todo aquel tiempo. Había sido una completa idiota, jamás podría perdonárselo.
-¿Cómo te sientes?....-Volvió a separarse de ella y la miro de arriba abajo-…Cuando llegue te veías tan mal, te desmayaste, te…
-Eres rubia...-Mandy la interrumpió sin titubear-… ¡Por que mierdas ahora eres rubia!
-Oh, esto…-Se llevo una mano al cabello y sonrió-…Larga historia.
-Tienes que contarme todo, vi las fotos de tu y ese chico… ¿Estas saliendo con alguien? ¿Es lindo? ¿Por qué estas usando piyama?
-No, no señorita no estoy saliendo con alguien…-Dest sonrió levemente y se sentó junto a ella-…Si, si era lindo y por ultimo…Estoy usando piyama por que tome un vuelo de emergencia…Ahora descansa, ya habrá tiempo de ponernos al día….Llamera a tía Selena y…
-Estoy bien Dest.
-Te desmayaste.
-Solo fue el cansancio, no me había pasado desde hace meses.
-¿Qué fue lo que paso con Wrath?...-Pregunto después de un tiempo. Mandy solo alejo la mirada-..¿Que fue lo que te hizo?
-Nada, no fue nada.
-Amanda.
-Solo una pelea Dest, no te preocupes por eso.
-Tú te preocupaste cuando pasó lo de Drew, así que yo puedo preocuparme de esto también,

La mención de aquel nombre las dejo a ambas en silencio. Dest sabía que abordar el tema en ese momento era demasiado precipitado, pero no le importaba. Había regresado a casa, estaba lista para comenzar una vida nueva  y la única forma de cerrar el ciclo era enterrando temas del pasado.

-Quiero disculparme contigo Mandy….-Susurro tomándola de la mano-…Te herí demasiado, dije cosas estúpidas, te culpe de cosas sin sentido, yo…
-No tienes que hacerlo, comprendo el por qué lo hiciste.
-Aun así no es una excusa, yo me enamore de Drew…Fue culpa mía, de nadie más…Nadie es culpable de sus errores y mucho menos de los míos.
-No tengo nada que perdonarte…-Amanda la miró a los ojos-…Sigues siendo mi hermana, sigues siendo mi familia.
-Tengo algo para ti…-Con una sonrisa hundió la mano en el bolsillo de su piyama-…Espero que te guste.
-¿Un dije?...-Ambas miraron el pequeño objeto en forma de hoja de otoño que descansaba en la mano de Mandy-…Es hermoso.
-Yo tengo uno igual…-Dest alzo la muñeca izquierda y dejo ver la vieja pulsera de amistad que compartían, el dije estaba ahí-…Conseguimos las pulseras un día de otoño y pues…Se que es algo absurdo, pero en verdad quería demostrarte que eres mi mejor amiga y que lamento todo lo que paso.
-Eres una idiota Destiny Jonas….Y así te amo.

Se abrazaron una vez más y no dejaron de hacerlo hasta que la puerta principal se abrió y unas voces conocidas resonaron en el recibidor. Dest suspiro, había llegado el momento de volver a ver a sus padres y sobre todo había llegado el momento afrontar lo que sea que estuviera pasando en su familia.

-Todo va a estar bien…-Aseguro Mandy depositando un pequeño beso en su cien-…Y si no es así, me tienes aquí.

-Lo sé Amanda….Lo sé. 



---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

¡Chicas!
¡Feliz navidad!
¡Feliz Hanuka!
¡Feliz año nuevo!

El primer cap del año, por que si, habra muchos mas.
En verdad lamento no poder actualizar seguido...La vida como adulto no es fácil, el trabajo te consume, pero como ya lo había dicho, terminare esto.

Segun rumores, MIAM volvio, mi lado Niley no lo acepta, pero Liam es bueno para Miley asi que todo bien.

Otra cosa, estoy pensando subir esto a Wattpad, pero la verdad no estoy muy segura...¿Que dicen? 

Las quiero y por milesima vez, siento la demora. <3 

7 comentarios:

  1. Yei! Si subelo a wattpad siiiiii, Pd:me encanto nick y miley ya están es paz al fin! Ay no devon no te enamores de drew! Pero los vas a subir a partir desde el comienzo? O solo im your destiny? No me jodan mandy y warth que verga! Que no terminan esas mier.....

    ResponderEliminar
  2. Este cap me dejó sin aliento!! LO JUROOO! Empezando por la parte Niley woooooooaaaaaaa!! Lo mejorrrr! Me alegra que su matrimonio esté mejorando poco a poco yasss!! Ahora mi hermoso Drew por fin aceptó la ayuda de alguien y la historia de Devon me dejó helada, ella es la indicada para ayudarlo (espero q Drew y Devon se vuelvan super cercanos y hagan sufrir a Dest jajaja) Dest volvioooooo siiiii ya era hora. Esto se pondrá mucho mejor. Continuala pronto porfisss.

    ResponderEliminar
  3. El momento Niley estuvo fenomenal..!! sin palabras, me encantó..por otro lado ya era hora que Drew encuentre alguien que lo entienda y lo ayude, alguien en quien pueda confiar y tal vez antes no me caia nadita Devon, ahora me cae mucho mejor y se nota que será de gran ayuda para Drew (Dest se va a morir cuando se entere jajaja) y por fin volvio Dest!! espero el proximo cap muy prontito :)

    ResponderEliminar
  4. por finnnn, ya era hora de que subas :/ y obvioo subelo a wattpad!! el momento niley aww...la historia de devon me sorprendio, despues de todo no es tan mala onda :) ojala cree un lazo muy fuerte con drew, hablando de él me doy cuenta que es super protector por las prenguntas que le hizo a devon sobre el chico de la cafeteria jaja..(despues de todo esa "chiquilla entrometida" si le importa) esto se pone cada vez mas bueno, whrat y mandy deberian calmarse un poco, ya no puedo esperar mas para el sgt cap.

    ResponderEliminar
  5. Ahhh que emoción leer un nuevo capítulo después de tiempo.
    Me quede sin palabras, el momento Niley me encanto ojalá y puedan arreglar todos sus problemas.
    Qué sucederá ahora, sube el que sigue prontoooo ...
    Sería genial que la nove la subas a Wattpad tendrías un salto a lo grande :3
    Ya que eres una gran escritora, escribes genial :)

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola! Me ha encantado la entrada, soy nueva en blogger, así que me encantaría que te pasases por mi blog literario para ver qué te parece y si te gusta, quédate porfa. http://tintasobrepapelmojado.blogspot.com.es/

    Un beso y muchísimas gracias.

    ResponderEliminar
  7. ah! porfavor publica mas :( siento que morire quiero leer mas! esta creo que es mi favorito <3

    subelo a wattpad!!! :3

    cuidate...

    ResponderEliminar